No eres bella, no has pasado por las manos de un luthier, pero a veces, cuando te tocan, tienes alma.

Etiquetas