No eres bella, no has pasado por las manos de un luthier, pero a veces, cuando te tocan, tienes alma.

4 comentarios:

  1. Qué suerte...

    Y qué bonito fue pasar por ellas, sus manos sin alma, o sí.

    Sólo un instrumento, y el alma la música, o todos.

    Hola Raúl, ni idea pero me gusta mucho.

    Siempre esos finales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así deberían ser las melodías... Las más bellas obras en las toscas manos. No siempre a los virtuosos les corresponde la virtud.

      Eliminar
  2. Todo lo que vibra tiene alma da igual su belleza o fealdad. La contraposición.
    Ayer leía que en la música hay momentos de tensión para disfrutar más de las partes en que aparece la calma.

    ResponderEliminar

Etiquetas