Archivos del blog

Para los que amamos la inocencia, la mayor perversión sólo puede ser inocente.

2 comentarios:

  1. Yo amé la inocencia, pero la inocencia me sobrepasó cuando quise dejarla. Y nunca volví a ser el mismo

    ResponderEliminar