Archivos del blog

Una cobaya le rompió las bragas al rompebragas, y desde aquella sólo hace el amor con animales oníricos.

2 comentarios:

  1. A veces los sueños también son roedores... e incluso "jodedores". Respiración asistida para gazapos y agazapados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más difícil es desprenderse de esos sueños que se convierten en costumbre.

      Eliminar