Archivos del blog

Has recorrido quince kilómetros a pie para ver a una chica. Leyendo el periódico te has detenido en la gelatina de Chéjov, a propósito del amor y la conciencia; pero muy pocas miradas, y nulas, más que escasas palabras. ¿Así piensas abrir el paraíso de unas piernas y asomarte a la grandiosidad de unos ojos? La verdad es que te comportas como un auténtico poeta, si es que la poesía puede calificarse de estupidez y humillación, o como un auténtico pedante si comparamos tus silencios con la falta de generosidad en las propinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario