Archivos del blog

Entre compresas usadas y toallitas higiénicas, hice una incursión en un mar de peces esperando encontrar algo (boca y sedicion en el corazón de la anémona). Cuando mi alma se rompa como una vetusta deformidad, igual que un higo estrujado en el herpes de tus labios, todavía amaré el ombligo de los espaguetis y la alcantarilla del ñoqui. La vanidad de un poeta es una delicia rasurada y lubricada para la penetración.

13 comentarios:

  1. Venía buscando un poco de mordaz ironía que me animase el día ... Y me encuentro con otro tan jodido como yo... Al menos lo parece. Suena profundo, irreverente y auténtico, tanto, que duele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor es intransferible... Me alagas, pero qué pasaría si todo fuera aparente.

      Eliminar
    2. Que despertarias aún más mi curiosidad. Solo las experiencias ahondad el alma y sacan ciertas expresiones. O aquellos mundos interminables en cabe citas pensantes.
      O una imposible locura sin diagnosticar.

      En cualquiera de los casos,me quedare cerca a ver si consigo al menos ensamblar un par de piezas.

      Eliminar
    3. Megan, ¿juntar la apariencia con pegamento para hacer un jarrón chino?

      Eliminar
    4. Los adornos chinos no me gustan, ni los cuentos...

      No me atrevo a preguntar no me caigan las 50 preguntas del señor Grey encima. ;)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Lo tomaré como un insulto, y viniendo de tí incluso como una agresión premeditada!!!

      Eliminar
    2. Ni lo uno ni lo otro, siento que lo hayas visto como tal.

      Eliminar
    3. Yo no lo siento, confiaba que fuera así, deseaba que fuera así...

      Eliminar
    4. Pues no, el día que quiera insultarte será porque yo desee, no porque tú lo esperes

      Eliminar
    5. Aguardo, entonces, que el día que quieras encomiarme sea como un insulto.

      Eliminar
    6. Nunca digo que no a lo premeditado...

      Eliminar