Archivos del blog

El hambriento sólo desea comer, se conformaría incluso con las migajas y las sobras; pero el que pone la mesa se pierde en los preliminares de su conducta, la disposición o indisposición del corazón, para darle un significado al hambre.

5 comentarios:

  1. ¿Tan malo es querer buscarle un sentido y significado a las cosas? Si, ya se todo eso de que uno se puede perder con tanto preliminar... pero quizá el que pone la mesa no quiere que su buena disposición de manjares sea considerada migajas, sobras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La necesidad considera un tesoro lo que otros desprecian, pero es cierto que un toque femenino es abundancia entre necesidades.

      Eliminar
    2. ¡No darle valor a lo que tenemos!

      Eliminar