Archivos del blog

No podemos abrazar todos los amaneceres ni inclinarnos ante todos los ocasos, a veces hay que desear morir junto a la noche.
Me llevó mucho tiempo llegar a ti y ahora creo que ponemos el mismo empeño en tergiversarnos con palabras. ¿Nos llevará el mismo tiempo confirmar la evidencia? ¿Nos llevará el mismo tiempo renunciar a nosotros? La luna de los equisetos ya no nos besa la constancia. ¿Qué es un lobo sin manada y un cielo sin coartada? Hambre de destino...

2 comentarios:

  1. Podemos abrazar cuanto nos propongamos y dejaremos de inclinar nos cuando nosotros queramos. Los imposibles no son más que obstáculos por donde nos empeñamos en cruzar. Aceptar no debemos hacerlo tan complicado. Pero llega el amor y arrebata hasta la inteligencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón... La estúpida inteligencia quiere malversar con sus razones. Verbos que complican la simplicidad.

      Eliminar