Un poeta es un Rey, susceptible de mensurar los versos con dignidad. No eres más noble que un pareado cuando utilizas prebendas para malversar y la sangre pesa como un panqueque de testaferro. Si amas a un acreedor de los versos, a una verdulera de las letras, a una pescadera de las palabras, arrodíllate y friega escaleras.

2 comentarios:

  1. La poesía dejó de ser estirpe de realeza cuando hicimos de la nobleza unan etiqueta más y le dimos forma, pues hoy te hace rey sólo el número de divisas que tengas en la cartera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Latrocinio institucionalizado... La poesía real no puede ser monárquica.

      Eliminar

Etiquetas