Archivos del blog

En aquellos precisos momentos no sabía si ella era su hija y él su padre,  hasta que en el restaurante, él, inequívocamente, allegó su tenedor con una enorme patata asada a su boca,  entonces quedó totalmente claro que no era su dentista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario