Archivos del blog

La amé en uno de esos largos viajes hacia Sydney pero mi amor sólo duró hasta Melbourne. La recogí en la bahía de Flinders. Hacía calor y estaba a la orilla de la carretera. Tenía unas buenas piernas y una mirada melancólica (es lo único que recuerdo de ella). Seguramente ahora estará haciendo el amor con un camionero cerca del Mar del Coral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario