Archivos del blog

El poeta debe aspirar a la belleza de lo horrible, a la perfección radical de lo terrible, y, ¿por qué no?, a la peste propia de lo probable: yacer con los gusanos antes de alentar a las moscas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario