Archivos del blog

Ayer andabas flirteando con un mozo, pero metiste los dedos en mi copa de vino.

2 comentarios:

  1. Hay que tener siempre una copa de reserva a mano, para cuando se nos calienten los dedos.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, el alma se nos puede calentar con la belleza, pero lo feo nos sirve para el trago.

    ResponderEliminar