Archivos del blog

Diálogos con Aitor

-Toda esa gente del asilo de ancianos fueron bebés.

- La mayor parte de los bebés fueron ancianos antes de exiliarse en un útero. 

-La ancianidad parece a veces una segunda infancia, de nuevo con andador, cuna, pañales... Y esta segunda inocencia que da el no creer en nada.

-Seguro que esa falta de fe viene de la alienación de no probar pecho ni mamar teta, ni tener coartada para esa necesidad de sentir una postrera maternidad sin biberones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario