Archivos del blog

En el lecho conyugal el paraíso está vagando, o virtualmente aburrido, o naturalmente roncando, cuando alguien apela a la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario