Archivos del blog

Sin vergüenza no hay candor. Sin imprudencia no hay irremisibilidad. Pasados los cuarenta se puede hacer con la ternura una trampa de roedores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario