Archivos del blog

Los cismas son inconsecuentes, disgregadores, y se apoyan en el antagonismo. Por lo tanto la escisión no atiende a la voluntad ecuánime de la totalidad, ni siquiera a la de la parte, más bien a la de cada conciencia y al principio intransferible que gobierna cada conciencia. De tal manera sólo se deberían convocar plebiscitos para unir, nunca para dividir o excluir,  si no queremos naufragar en el sufragio universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario