Archivos del blog

Es triste medir la felicidad por el trabajo, pero también es triste no llegar a fin de mes y ser un marginado de las catorce pagas. Así que arrimes a mi sillín tus nalgas, ya todo será el infortunio de amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario