A fuerza de follarnos mal y bonito, como en una ranchera, aprendimos el verdadero amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etiquetas