Archivos del blog

La prédica, el cortejo, supone un esfuerzo adicional para cualquier alma. Un poeta infeccioso no se puede permitir las inmediaciones de una pulcra vagina y una pulcra vagina no se puede permitir la fealdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario