Archivos del blog

¡Oh! ¡Mis perros! ¡Mis hienas! ¡Qué el fragor de la batalla nos recuerde, ebrios de eternidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario