Archivos del blog

La literatura debe ser pretenciosa y no ambicionar sólo el agrado. No hay que amarse en los vertederos de una belleza sin concesiones. Si puedes tomar lo justo de un amor por qué ampararse en el sumidero de las letras. Si la belleza no te reconoce puedes lamentarte, pero por qué dolerse de lo que no ha sido negado. Si te ocultas a la luz, si renuncias, has de ser observado como sombra.

6 comentarios:

  1. Las letras son solo un lugar donde darle lenguaje a la expresión que no encuentra otro idioma.
    Ya sabes que tanto la luz como el amor no requieren de literatura solo ser y estar y comprenderse
    Las zonas de confort suelen confundirnos y degradar nuestro interior porque olvida sus virtudes y defectos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Únicamente con esa respuesta habríamos alcanzado el dominio ansiado:"la luz como el amor no requieren de literatura solo ser y estar y comprenderse"

      Eliminar
  2. Yo no soy pretenciosa en nada ;) Creo que la literatura es como la élite de las letras, hay que ser muy ambicioso para querer entrar en ese círculo, nunca he ambicionado eso, no está a mi altura, ni aun de puntillas… ;) pero sí, tienes razón, quien pretenda moverse en las alturas literarias, deberá bucear en aguas profundamente oscuras… prescindiendo de agradarse incluso a sí mismo para acompañarse en exclusiva de los peces abisales de la honestidad más descarnada, alejándose de la luz para encontrarla en lo profundo, ahí donde nace… por eso solo la encuentran los elegidos.

    El resto de los mortales nadamos en superficie y chapoteamos en la orilla .. bueno, yo, que es lo único que hago… vosotros buceáis de maravilla…( da gusto veros/leeros) a mi enseguida me explotan los pulmones, por eso en letras solo aspiro a dibujar pequeñas sonrisas, esa es toda mi ambición ;)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nunca hiciste un poema para alguien y mantuviste oculta su ambición? La intención de mis palabras es la de no ocultar el deseo detrás de los versos si hay una posibilidad de aflorar a la carne (perdona, Neeze, que esté de vueltas con el imperativo, no es algo que me agrade y, tal vez, sea mejor tacharlo de las obligaciones).
      María, no creo en los elegidos sino en las miradas, y todo depende de la interioridad. Tú puedes aspirar a pintar grandiosas sonrisas con pequeñas pinceladas. Hay una parte de tu texto que me ha agradado enormemente y te lo voy a confiscar como un poema de profundidades.

      Eliminar
  3. La literatura acaba mal si empieza con debe ser: la literatura no debe nada a nadie ni pretende ser.
    "pero por qué dolerse de lo no ha sido negado" Te falta un "que" por ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, es así, tal y cómo lo manifiestas. Ya hace tiempo que no atendemos a deberes, principios o circunstancias. Lo qué "es" no tiene que estar determinado por un juicio o una presunción de valor. La libertad, la esencia de unas alas para aprehender y emprender el vuelo. Regreso a los orígenes con tus nociones y tus correcciones. Aguardo que puedas seguir aleccionándome.

      Eliminar