Archivos del blog

El renacer

 


Pictóricamente, me agrada la evolución (o la involución). En lo que se podría entender como un regreso a un aborto espontáneo -la representación del alma incipiente-. Al final casi podemos distinguir la encogida forma de un pene y la alargada cadencia del arte en su retorno al origen, la humanidad acompañada de la enfermedad y la volubilidad retratada. 

4 comentarios:

  1. Lo que le gusta a los artistas buscar lo enrevesado de su alterego q como bien dices ha quedado en una especie de polla sonriente ja ja ja. .
    Y canta... oye, abre tus ojos mira hacia arriba,, disfruta las cosas buenas que tiene la vida...

    Voy a por un café que en la penúltima imagen veo una TAZA ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día vi un cuadro negro y por detrás se veía uno blanco pequeño. Uno superpuesto al otro. Y se atreven a llamarlo arte.

      Eliminar
    2. Supongo que el autor vería algo más o quizás se atreva a vendernos una superposición indiferente. ¿Te fijaste en el precio? El precio es el lugar del arte...
      La verdad es que lo he enrevesado todo con mi mirada fláccida y tú le has puesto una taza a esa placidez. Estancias compartidas para la subjetividad, vasos comunicantes para el poema (también para el deseo).
      Te dejo el enlace para que puedas observarlo desde otra perspectiva: http://retoricabohemia.blogspot.com.es/

      Eliminar
    3. PD

      En este caso el alter ego tiene que ver con un proceso degenerativo, no exactamente con las expectativas, especulación o voluntad del autor. Pero creo que tu visión además de oportuna es acertada y adecuada en muchos aspectos.

      Eliminar