Archivos del blog

¿Algún lupanar en el que enterrar la polla dura de los amaneceres? ¿Alguna boca fresca para una felación y un jadeo? Tan dura, mi amor, como un obelisco de diorita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario