La poesía, estoy seguro, es un complemento de la lencería.
 
 
A poesía, estou certo, é un complemento da lenzaría.

4 comentarios:

  1. Si, comparado con la lencería la poesía es superflua.
    Bueno... habría que tener en cuenta también quien lleva la lencería... depende de quien la lleve mejor acostarse con la poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sólo puedo estar de acuerdo con tu apreciación!

      Eliminar
  2. Tú no puedes elegir, Raúl, no te corresponde. Cuando la poesía quiera extenderse sobre una cama blanca, sobre un lecho humano, necesitará bragas a la hora de recoger sus individualidades; mientras tanto nunca nos ha necesitado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me seduce esa individualidad y esa capacidad que tiene la poesía para sacarse o ponerse las bragas cuando gusta. También es cierto que el poeta es absolutamente innecesario, arbitrario y oportunista, a la hora de elegir entre un calzón o una tanga.

      Eliminar

Etiquetas