Archivos del blog

Sucede, al observar cierta belleza, que la totalidad quema, ciega y envilece todo aquello que escapa de su condición; aturde con su absolutismo como un cielo estrellado aturde al espectador.
No podemos abarcar lo sublime; y en su ensimismamiento, devorado hacia adentro, el alma se acartona como un brik.


6 comentarios:

  1. ¿Pero la totalidad existe?. Yo dejé la totalidad escondida en las piedras del camino, hasta el punto que las piedras me enseñaron otra totalidad y me aferré a ella. Me uní a la totalidad de cada ser que conocía. "Quema, ciega y envilece", una muestra de la condición humana. Una totalidad nunca puede resquebrajar al hombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La totalidad corrompe con su belleza alevosa... Todo lo que la circunda no es más que una herida de su absoluta presencia, una herida es como un resplandor o un destello entre las nubes, siempre inaprensible conmoción. La totalidad también es extremo, idéntico a un camino entre las piedras dentro de la misma piedra. No es que el ser humano arda en una ceguera envilecida, simplemente el objeto es insoportable para su condición. Yo, contrariamente, opino que el hombre es capaz de desquebrajarse por una sencilla parcialidad.

      Eliminar
  2. La totalidad es incompleta porque acostumbramos a mirar con los ojos abiertos y no vemos más allá de donde llega la visión. Los residuos espaciales forman imágenes bellísimas.
    Cuando uno comprende cual es su todo y se sabe parte de él, tal vez, tenga la percepción de la totalidad del ser pero nunca llegará a palparla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez el sentido mismo de la totalidad no nos despoje de su pertenencia, pues formamos parte de un summum, y estamos acostumbrados a palpar pedazos de esa manifestación.

      Eliminar
  3. Y al final la apartamos, es decir, comprendemos la irrealidad del ser humano: que aún no es "ser" y mucho menos "humano" porque nos comportamos desordenadamente. queremos comprender, lo necesitamos, comprender el universo y sus desafíos... y ni nos comprendemos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para tratar de comprender todo eso haría falta una "mente universal". Ahora mismo estamos afincados en una "incomprensión universal".

      Eliminar