Archivos del blog

Pues así el poema no será más que el incierto transcribir de esa mirada circunstancial. Y el arte en general una pequeña nota a pie de página de esa absurda transcripción.


Julito Chés



Las relaciones son sublimes desde el sentido del dolor. Siempre es preferible la madera quejumbrosa a las virtualizaciones desérticas, pero el amor lo puede todo, puede abastecer de alma lo imposible..., el beneficio de la existencia y la persistente necesidad.

La moda pasajera tiende a los armarios empotrados, al guardarropas vacío..., y en ambas orillas es necesario desvestirse.

2 comentarios:

  1. Ya se escribieron todos los poemas y por suerte nos vemos liberados de la obligación de ser originales. Así los textos (tejidos en su etimología latina textum) se pueden realizar urdiendo hilos diversos, como en esta delicada entrada, elegida para inaugurar la segunda parte de la década de los años diez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco debemos dar por muerta la necesidad de reescribir o transcribir la "obligación" o la "carencia" en origen. Me valgo de todos los ardides y artimañas, cómo puedes comprobar, para cierta cáustica urdimbre de telares deshilvanados. A veces nos ocupa más la finalidad que el sentimiento de camino. Tal vez la consecuencia misma ya esté predeterminada porque el libro debe abrirse, y, ¿quiénes somos nosotros para obviar la lectura?

      Eliminar