Archivos del blog


En algún momento soñaste engendrar un heraldo de tus antagonismos, un degenerado bastardo del malditismo, pero el semen de un poeta sólo sirve a la desesperanza, ni siquiera para delinquir la belleza y alentar la perdición. Ningún merecimiento de tus bragas podría haber ocultado tal deficiencia.
El despreciado escribiría sus memorias amnióticas y crecería con el animalizado deseo de asesinar un cielo y extirpar una muela.
Lo aleccionarías con tu denostada propaganda hasta despotricar con el vicio del lactante que bebe zarzaparrilla y se emborracha de ideales, olvidando al patético progenitor que lo abominó como un desperdicio del estro.
El gestado en la locura tendría un parecido extraño a un encantador de serpientes y un niño autista; y, cuando anticipara su cobarde corazón al nacer y la enfermedad que emana de tu dulce rostro, utilizaría el cordón que le dio la vida, la soga umbilical de tus mismas entrañas, para estrangularte con su propio destino.


Nalgún momento soñaches procrear un heraldo dos teus antagonismos, un dexenerado bastardo do malditismo, pero o seme dun poeta só serve á desesperanza, nin sequera para delinquir a beleza e alentar a perdición. Ningún merecemento das túas bragas podería ocultar tal deficiencia.
O desprezado escribiría as súas memorias amnióticas e medraría co animalizado desexo de asasinar un ceo e extirpar unha moa.
Adestraría-lo coa túa deostada propaganda. Gentleman da indiferenza e a indolencia, baballoaría nos teus ollos co vicio do lactante que bebe zarzaparrilla e se emborracha de ideais, esquecendo ao patético proxenitor que o abominou como un desperdicio do estro.
O nado na tolemia tería unha semellanza estraña a un encantador de serpes e un neno autista; e, cando anticipase o seu covarde corazón ao nacer e a enfermidade que emana do teu doce rostro, utilizaría o cordón que lle deu a vida, a soga umbilical das túas mesmas entrañas, para estrangular-te co seu propio destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario