Archivos del blog


Hay espíritus que arden sin ninguna proyección, igual que estrellas veladas en el cosmos. La luz aparece cuando contemplas el confín, la insultante integridad en los silencios de la noche.


&


Ella abrió de par en par la habitación y los extraños se desnudaron y se desmintieron. Observó su sexo y pareció complacerle, incluso más que la reciente relación epistolar que habían mantenido. Sin darse cuenta pasaron de las palabras a los hechos, tan rápidamente como se bebe de una copa o se sacraliza  un misterio.
Ella gozó sobre él o parecía llegar a los límites cabalgando a ciegas aquellos cueros de seminarista. Él era un tipo difícil de satisfacer, pues sólo era capaz de deleitarse con "La Crítica de la Razón Pura".
En medio del acto le dijo si estaba segura de querer hacerlo, mas la belleza jadeó y exclamó algo ininteligible mientras su vagina seguía insistiendo en el insuflado. Era delgada pero llegó a tener la forma de una estación meteorológica.
-¿No te parece que hemos pasado repentinamente a la acción sin siquiera presentarnos?
Se escuchó un chapoteo y un gemido abrupto de disconformidad.
Desde otra perspectiva apenas se observaba el pene del varón, entraba y salía espoleado con el temor de introducirse en algún lugar inadecuado y la creciente posibilidad de empotrase contra la mampostería de la dama.
Por fin algo parecido a un orgasmo, un estallido de branquias y pez desparramándose como una emulsión sobre la oblea de jengibre (esa es la esencia del amor, la representación más pedestre de su totalidad).

A veces detrás del poeta sólo hay un loco aunque pensemos que la locura es inteligencia.





Hai espíritos que arden sen ningunha proxección, igual que estrelas veladas no cosmos. A luz aparece cando contemplas o confín, a insultante integridade nos silencios da noite.


 &

Ela abriu de par en par a habitación e os estraños espiron-se e desmentiron-se. Observou o seu sexo e pareceu compracer-lle, mesmo máis que a recente relación epistolar que tiñan mantido. Sen decatar-se pasaron das palabras aos feitos, tan rapidamente como se bebe dunha copa ou se sacraliza un misterio.
Ela gozou sobre el ou parecía chegar aos límites cabalgando ás apalpadelas aqueles coiros de seminarista. El era un tipo difícil de satisfacer, pois só era capaz de deleitar-se con "A Crítica da Razón Pura".
No medio do acto, dixo-lle se estaba segura de o querer facer, mais a beleza comenzou a bufar e exclamou algo inintelixible namentres a súa vaxina seguía a insistir no insuflado. Era delgada pero chegou a ter a forma dunha estación  meteorolóxica.
-¿Non che parece que temos pasado repentinamente á acción sen sequera presentar-nos?
Escoitou-se un chapozar e un xemido abrupto de desconformidade.
Desde outra perspectiva apenas se observaba o pene do varón, este entraba e saía esporeado co temor de introducir-se nalgún lugar inadecuado e a crecente posibilidade de encaixar-se contra a cachotería da dama.
Por fin algo parecido a un orgasmo, un estalido de branquias e pez espallando-se como unha emulsión sobre a oblea de xenxibre (esa é a esencia do amor, a representación máis pedestre da súa totalidade).

Ás veces detrás do poeta só hai un tolo aínda que pensemos que a tolemia é intelixencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario