Archivos del blog

Una morbosa atracción adopta la forma de su fantasía, los ángulos de un hombre,  las curvas del diluvio. ¿De qué sirve anillar palomas cuando todo es un jolgorio de ratas? ¿Grácil alba, alba nueva, quién deglutió las pepitas de tu corazón? ¿Quién hizo de tu avaricia el vértigo de la rosa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario