Archivos del blog

No hay ninguna razón para racionar el llanto, únicamente en un desierto de amor, ahorrar las lágrimas o recogerlas en una vasija para bebernos la tristeza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario