Archivos del blog

Aunque al principio me entraron ardores de ensalada, comprendo que un plato hecho para vegetarianos también puede ser excelso.
Contempla las alcantarillas de una vivienda habitable, los ocres de una puesta en el inframundo y no me obligues a discernir entre pájaros y ratas bajo un Babel de desprecio.
Imagino toda la inmundicia que se desata entre los sépalos y se viste de dulzor. La integridad tal vez sea ese instante en que la piel es arrancada y el pellejo es curtido por taninos.



Aínda que ao principio entraron-me ardores de ensalada, comprendo que un prato feito para vexetarianos tamén pode ser excelso.
Contempla os sumidoiros dunha vivenda habitable, os ocres dun solpor no inframundo e non me obrigues a discernir entre paxaros e ratas baixo un Babel de desprezo.
Imaxino toda a inmundicia que se desata entre os sépalos e se viste de dozura. A integridade talvez sexa ese instante en que a pel é arrincada e o pelello é curtido por taninos.

2 comentarios:

  1. Muy buen texto, Raúl. Todos lo son, solo que unos más complejos que otros. Este me gusta especialmente. Tienes un estilo muy personal y peculiar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pedazos de pensamiento componen un cuerpo cuya coherencia es discutible. Dotado de vida y extremidades de despojo, nuestro FranKenstein revive para asustar a los pacíficos aldeanos, con el cerebro de un convicto y la convicción de una perdida inocencia.

    ResponderEliminar