Archivos del blog

Aún no he llegado a amarte, no he dejado que esa bilis remueva los desvelos. No estoy obsesionado con el afecto ni trato de metérsela a Mercurio por el ano (el dulce mensajero de los Dioses, sodomizado por mortales palabras).

2 comentarios:

  1. comprensible en en dolor, (tienes una errata de dedoduendedeltecladojjjj)

    Cuestionarnos lo incuestionable. Yo me pregunto.¿Hallaremos alguna respuesta para el amor?
    bloqueamos tanto al corazón y lo secuestramos o nos secuestra constantemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, ahora, con mi descreído orgullo te diré que nada es circunstancial (tal vez estaba esperando a que me corrigieras para poder apreciar tu comentario). Nada comprendemos del corazón, incluso cuando creemos que es nuestro puede estar pensando en el resto...

      Eliminar