Archivos del blog

Al partir me sentí como un ladrón que roba algún tesoro. Al dejar aquella pensión, la belleza parecía fluctuar por todas partes y cualquier mujer podría haber sido la única mujer; sólo que la fortuna viajaba en otra dirección, hacia otro lugar, siempre lejos de las manos y la avaricia de sus captores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario