Archivos del blog

Desciende el sol como un toro herido por la espada. Mis alas se recrean en la dulce penitencia de un cuerpo recostado. Recuerda la ceremonia de los astros, las premoniciones que a tus ojos se asomaban, la morena alegría del pan caliente, y acostúmbrate a posar sin desaire, hermosa como una lavandera arrodillada.
 
 
 
Descende o sol como un touro ferido pola espada. As miñas ás recrean-se na doce penitencia dun corpo recostado. Lembra a cerimonia dos astros, as premonicións que aos teus ollos asomaban, a morena ledicia do pan quente, e afai-te a pousar sen desaire, fermosa como unha lavandeira axeonllada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario