Archivos del blog

No tardarás en irte con el primer andrajoso que te ofrezca un trago porque tal vez pienses que hay un baile detrás del brillo de una copa y un poema. Se estremece el alma con la impostura erótica de un Diógenes triste, languidecido en su hez, pero por allí llega la salvadora de los perros vociferando su trashumancia y su licor de absenta. Está atada a una correa de bastardos que orinan hasch con el letrero de "No soy lo que ves". ¿Volverás a mí para malversar la ebriedad de las noches? ¿Regresarás como un animal domesticado para el amor? ¿Acaso no sé callar y otorgar cuando apesto a muerte?



Non tardarás en ir co primeiro esfarrapado que che ofreza un grolo porque talvez penses que hai unha foliada detrás do brillo dunha copa e un poema. Estremece-se a alma coa impostura erótica dun Dióxenes triste, languidecido na súa fez, pero por alí chega a salvadora dos cans vociferando a súa transhumancia e o seu licor de absenta. Está atada a unha correa de bastardos que ouriñan hasch co letreiro de "Non son o que ves". Volverás á min para malversar a ebriedade das noites? Regresarás como un animal domesticado para o amor? Seica non sei calar e outorgar cando apesto a morte?

2 comentarios:

  1. Espectacular! Me ha encantado. Triste e irreverente, lleno de patetismo, en mi opinión, pero bellísimo.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la belleza es triste e irreverente lo sublime juega a la imperfección.

      Eliminar