Archivos del blog

Me amarraré a tu grupa, a tu tímido reflejo de animal, y tu tibio excremento será catado por mi hocico. Podré mancharme con el condescendiente aroma de tus nalgas y tu rabo me abofeteará todas las moscas. Pero, desairada, con menosprecio de yeguada, relincharás mi nombre en los establos y orinarás tu contrición sobre mi rostro -llena de rabia-, una ofensa que mi alma de cobertizo sabrá recompensar sin controversia cuando rumiemos la promesa de cabalgar juntos.



Amarrarei-me ao teus cuartos traseiros, ao teu tímido reflexo de animal, e o teu morno excremento será catado polo meu fociño. Poderei manchar-me co condescendente aroma das túas nádegas e o teu rabo losqueando-me todas as moscas. Pero, desairada, con menosprezo de eguada, rincharás o meu nome nos cortellos e ouriñarás a túa contrición sobre o meu rostro -chea de rabia-, unha ofensa que a miña alma de alpendre saberá recompensar sen controversia cando rumiemos a promesa de cabalgar xuntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario