Archivos del blog

Estuve liando a la chica rota. Sólo quería preservar el crujido de sus huesos, una encrucijada tortuosa en el compendio del amor.
¿Cómo describir las llamas cuando se arde en sus hogueras? Agua, fuego y tierra... ¡Amor alevoso como el aire! No hay mucho que decir cuando te acercas a lo formidable. 
Cuando hacemos el amor nunca pensamos en la exquisitez del plato sino en las viandas; y, ya pletóricos de lo sórdido y lo bello, acometemos la más baja poesía de las pasiones.
Desangrada arbitrariedad que no mancha las gasas, en el cuento de las migajas son las trampas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario