Archivos del blog

el llanto de las flores

Vamos al encuentro de un cielo aunque no nos pertenezca su gloria, pero para qué manchar el cielo con borrones de humanidad, para qué horadar como gusanos si las manos sin brújula son el dispensario del alma. ¿Ahora que podemos reír debemos llorar? ¿Qué voluntad no ingiere su tedio o su credo por una certeza de lluvia, o es que el bosque debe cubrirse de llamas para añorar lo perdido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario