Archivos del blog

Como el templado rayo que escruta las nubes y llega a nuestro rostro, o ese resplandor lumínico a través de una obsesión, fui engañado por todas las luces igual que una polilla de garaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario