Archivos del blog


¿Qué amamos con delirio? Tal vez deliramos el amor en su diatriba. No importa el banquero o la furcia, el prostíbulo o la policía. Invocamos el alma y en algún momento preferimos el clamor de las calles y la compañía del vino. Nadie nos prometió un destino más allá de una botella, ni un compromiso de altares y de ciencia, era sólo morir donde mueren los amantes, naufragar en una isla desierta.
No se trata de callejas u horizontes, no se trata de conformismo y saciedad (eso es el decorado y no la obra). Lo cierto es que amamos más el atrezo que la representación, la superficialidad de la función.
 
 
Que amamos con delirio? Talvez deliramos o amor na súa diatriba. Non importa o banqueiro ou a prostituta, o prostíbulo ou a policía. Invocamos a alma e nalgún intre preferimos o clamor das rúas e a compañía do viño. Ninguén nos prometeu un destino alén dunha botella, nin un compromiso de altares e de ciencia, era só morrer onde morren os amantes, naufragar nunha illa deserta. 
Non se trata de quellas ou horizontes, non se trata de conformismo e saciedade (iso é o decorado e non a obra). O certo é que amamos máis o aterezo que a representación, a superficialidade da función.

No hay comentarios:

Publicar un comentario