Archivos del blog

Corazón mendrugo, tirano de hojalata, estoy de nuevo aquí, sin acordarme de nada, rememorando los ojos. Almas sutiles, complacidas por algo que no pueden contener, ni comprender ni amar (esa belleza). Sin embargo, tus ubres y tu boca pertenecen a mi historia, escrita en nuestros cuerpos con abundancia de retórica.

Según mi musa ya no tiene sentido la palabra “amantes” ("amantes” es un vocablo constreñido a los aseos, controvertido y defecable, aliento diocesano y pulimento de carrocerías).


Corazón zoquete, tirano de latón, estou de novo aquí, sen acordar de nada, rememorando os ollos. Almas sutís, compracidas por algo que non poden conter, nin comprender nin amar (esa fermosura). Con todo, os teus ubres e a túa boca pertencen á miña historia, escrita nos nosos corpos con abundancia de retórica.

Segundo a miña musa xa non ten sentido a palabra “amantes” ("amantes” é un vocábulo constrinxido aos aseos, controvertido e defecable, alento diocesano e lustre de carrocerías).



La amaría siempre y no por el engaño de probar sus nalgas con un ángulo absurdo que me haría sobrepasar su antebrazo. Fuimos amados por el amor y el amor se burló de nosotros, impostores en el meta-agujero de la poesía.

Supongo que hay demasiadas mujeres y demasiados hombres a nuestra elección, dispuestos a encabritar las olas por una majadería o a abrirnos el cráneo con una sombrilla playera.

¿Te sirve mi despojo para las horas de ocio o prefieres hacer las cuentas con ladrillos?



Amaría-a sempre e non polo engano de aperta-la ou probar as súas nádegas cun ángulo absurdo que me faría exceder o seu antebrazo. Fomos amados polo amor e o amor burlou de nós, impostores de papel no meta-buraco da poesía.

Non estás disposta a satisfacer-me, agás na desgana, lonxe do mantel e os utensilios de prata.

Supoño que hai demasiadas mulleres e demasiados homes á nosa elección, dispostos a enxeñar as ondas por unha lilaina ou a abrir-nos o cranio cunha antuca de praia.

Queres o meu refugallo para as horas de lecer ou prefires facer as contas con ladrillos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario