Archivos del blog

9 comentarios:

  1. Por favor RAUL, es terrible ver esta casa tuya tan callada ¡materialízate! ; )
    Dejar palabras colgadas del limbo produce una extraña sensación...
    Vuelve a casa, aunque no sea por Navidad, da igual. Te esperamos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento poner en orden las ideas, los textos, y para ello necesito un receso. Escribir demasiado es malo para el lumbago y hay que intentar que aflore lo mejor de entre lo insulso e insano. Ahora me doy al trabajo de la recreación (aunque bien entendido lo considero un placer). Gracias por preocuparte, María. No es exactamente un cuelgue, todavía no me he ido así que seguramente estaré en casa para los cólicos navideños y la crueldad de los villancicos.
      Hace tiempo que no paso por tu blog (aguárdame ahí, porque cada vez me parezco más a un abeto).

      Eliminar
    2. jajaja vengo a colocarte el espumillón y la estrella en lo alto jajaja
      Me alegra muchísimo que sigas entre nosotros, cundo termines de colocar los muebles y este receso tuyo, vuelvo a ver cómo ha quedado todo ; )

      Eliminar
  2. Que no llegue el invierno en toda su crudeza y te dé una sacudida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente después de una cruda sacudida venga una agradable realidad...

      Eliminar
  3. Gracias, confío y te creo porque cuando murió mi hermano y nunca te he dicho nada, leerte era de las pocas cosas q hice durante muchos meses, por eso te doy las gracias y confío en q sigas aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es la lectura adecuada para esos trances, quizás no exista nada adecuado para sobrellevar esos momentos. De todas formas, gracias, gracias por estar ahí...

      Eliminar