Archivos del blog

Cada día me parezco más a un bastardo pisoteado por un yack, coceado por cabestros y mordido por serpientes. La divina inspiración suele detenerse en el despojo de los buitres y en la risa de las hienas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario