Archivos del blog

Pisadme con vuestras suelas, golpeadme con la punta del tacón, atadme al miserable cordón de una bota; y si amáis la delicadeza, pateadme con la arrugada misericordia de una sandalia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario