Archivos del blog

Hasta el último hombre

Pongo serios reparos a la conveniencia de un peinado rockabilly en la toma de Okinawa. En medio de una brutal carnicería se echa en falta un poco de agrio cinismo mormón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario