Archivos del blog

Explica Malamierda: por eso debéis pagar una revista literaria, porque no es lo mismo un producto que mil subproductos, porque obviáis el sacrificio del literato (peor remunerado que un político) y pretendéis escribir versos, párrafos, libros, relatos, para fomentar el canibalismo, la competitividad, el elitismo y la falsa modestia (nunca seréis especie si no formáis parte de un género especializado), porque os degeneráis de una forma auto-lícita, auto-inmune y difusa, publicando en la red vuestra tísica literatura (si es que ese compendio se puede calificar de arte). Se hace imposible sostenella y no enmendalla, puesto que se necesita una mano para llevar la polla al meadero y obrar la micción.

Me parece, Malamierda, que ese mundo ya estaba inventado antes de la segunda guerra, y que eres parte asumible y negociable de lo que tú mismo rechazas. Ya sé que hace falta una guillotina para tanto poeta, pero también sobran proclamadores de la fe que nos quieran vender el remanso de las letras como un catecismo. Es justo que rueden cabezas y es justo amar a los descabezados. ¡Dadme una mala hierba entre un montón de césped! No sé quién tiene que separar el grano de la paja (yo, que me hago más pajas que un exorcista, soy un completo iletrado en esa materia). Todos somos trileros en un mundo de rateros. Por favor, no nos vendas la moto, otra publicación del círculo de lectores; tú, que amas los libros al pábulo de las editoriales.

4 comentarios:

  1. Tas´queao´ agusto´ eh? Jajaja...

    ResponderEliminar
  2. Y cómo te gusta provocar...

    Lo haces como nadie.

    También escribir lo haces nadie. De bien, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es una tarea inoportuna escribir algo de bien para hombres honrados...

      Eliminar