Archivos del blog

En un poema impecable la mentira divina abraza a todos sus muertos...

3 comentarios:

  1. Ojalá pudiera mi poesía hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, algunas veces, el poema de los que ya no están con nosotros nos regala ese abrazo.

      Eliminar