Archivos del blog

Diálogos con Aitor

-Llegó homo sapiens con su fardo de abeles  y de caínes... (Y, sobre todo,
de abelcaínes y de cainabeles.)
-Es difícil otra humanidad tan recíproca...
-Caín era soluble en Abel y viceversa. El reto es sacar lo bueno de nosotros y arrostrar lo dañino. En verdad es difícil pero posible. ¿Por qué es difícil? No sé pero en ello se cifra nuestro pequeño infierno, nuestro terrícola valle de lágrimas. No sufrimos generalmente por catástrofes telúricas, sino por el desastroso mundo que hemos organizado. Unos humanos hacen, hacemos sufrir a otros. La zona cainita de los humanos parece ir ganando. ¿Hasta cuándo será así?
-Todos los caines desean mantener a salvo a sus abeles particulares, aunque para ello destruyan toda la inocencia del mundo. Lo hacen por un bien que consiste en su bien. Todos los caines del mundo son padres abnegados e intachables miembros de la comunidad. 
-Al final esa hipocresía cínica se vuelve o volverá contra ellos. Eso creo. Pero sí, está claro que hay muchos caínes disfrazados de abeles, y lo peor es que a menudo dan el pego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario