Archivos del blog

Desde el primer calostro,  la primera literatura que defecas,  hay un perro al que le gusta la poesía  de los pañales y unas pacientes manos que te limpian el trasero.  Así que todo poema va creciendo del vientre altruista de una madre hacia el soslayo de las matronas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario