Archivos del blog

Con unos labios tan amargos como la fruta del vicio, corazón de compota, tengo un descorazonador para el alma.

2 comentarios:

  1. Dichosa manzana del pecado, malditos paraísos enjaulados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada como pecar y sentirse desnudo...

      Eliminar